Contacto:

hernanlongoni@gmail.com

Buscar este blog

El Escuadrón de Alta Acrobacia Cruz del Sur. Por Hernan Longoni

Linea de SU-29AR con sus numerales. Foto: Hernan Longoni.-

Un poco de historia

Un referente, desde el punto de vista de la institucionalización, para encontrar un punto de partida a la historia de las escuadrillas acrobáticas en la Fuerza Aerea Argentina podemos encontrarlo ya en el año 1957, en ocasión de la visita al país de la mundialmente conocida agrupación "Thunderbirds" de la USAF, con motivo de la invitación cursada para participar en la "Semana Aeronáutica" de ese año llevando a cabo evoluciones en la Costanera de Buenos Aires.

Para demostrar la madurez alcanzada en la operación de reactores la FAA conformó para dicho evento una escuadrilla de aeronaves Gloster MkIV Meteor, que produjo con su presentación el delirio de los presentes y eclipsó, al decir de los testigos presenciales, la actuación norteamericana.

El año 1962 marcó dos hitos importantes, en primer lugar el cincuentenario de la creación de la Fuerza Aerea Argentina, y en segundo el alcance de la madurez operacional del SDARM Sabre, cuyos primeros aviones habian llegado a su unidad de revista el 26 de septiembre de 1960.

Por ese aniversario, el alto mando de la Fuerza decidió disponer la creación de varias sub-unidades acrobáticas. La IV Brigada Aerea hubo de crear la que a la postre sería la mas famosa y prestigiosa de ellas, utilizando sus F-86F que en número de seis (cinco titulares y un suplente) equiparon a la "Escuadrilla Acrobática Cruz del Sur" dándose comienzo a los ensayos en enero de 1962, estando entre ellos los C-108, C-113, C-116, C-101, C-124 y C-126, aunque la integración nunca fue homogenea y se podía usar en tal cometido a cualquiera de las aeronaves de este tipo en servicio conforme su disponibilidad.

El llamativo esquema pintado sobre las aeronaves contribuía a resaltar la parte estética de la presentación y a su vez a favorecer la visualización de las evoluciones desde tierra. Durante su período de servico regular la aeronaves mantenían el mismo, participando de ejercicios de simulación de combate, tal como sucedió en el concurso de tiro Aire-Tierra desarrollado en 1962 en Las Lajas, en el cual participó nuestro país (ganando el mismo con 937,50 puntos), EEUU (segundo con 552,75 puntos) y Perú (tercero y último con 420,00 puntos), en el cual se pudo ver al C-113 luciendo sus galas de "artista" pero combatiendo.
El F-86F-40 Sabre C-106 restaurado en homenaje al C-113, en su estado actual en el MRISR. Foto: Hernan Longoni.

Ya desde sus comienzos se empleó la metodología de "bautizar" con nombres de la constelación cruz del sur a los aviones, siendo el C-108 "Alfa Centauro", el C-124 "Delta", el C-113 "Gamma" y el C-101 "Beta", restando el C-126 sin bautizar utlizado como solista.

Pilotos originales de la Escuadrilla Acrobática Cruz del Sur

Grado y nombre

Aeronave

Función

Vice Comodoro Jorge Marcillese

C-108; Alfa Centauro; alta 16-09-60, baja por accidente 12-05-81

Guía

Vice Comodor Jorge Mones Ruiz


C-126; alta 19-11-60, baja 25-11-81


Solista

Capitan Cesar de la Colina

C-101; Beta; alta 26-09-60; baja 08-06-68

Numeral

1er Teniente Horacio Viola

C-124; Delta; alta 10-12-60; baja 11-08-86

Numeral

1er Teniente Juan Correa Cuenca

C-113; Gamma; Alta 26-09-60; baja 14-10-62


Numeral

Capitan Hector Luoni

varios

Reserva

El debut oficial se llevó a cabo con notable éxito el 12 de enero de 1962 en Tandil, pcia. De Buenos Aires.

La vida de dicha escuadrilla fue corta pero no pasó para nada desapercibida, al punto que cualquiera pensaría que su duración en el tiempo fue mucho mas prolongada. Sin embargo, los hechos que quebraron la vida institucional del país el 28 de marzo de 1962, con el derrocamiento del Presidente Frondizi, marcaron el comienzo de una situación de inestabilidad institucional y el fin de la Escuadrilla poco tiempo despues.

Espejo formado por dos EMB T-27 de la "Escuadrilla del Humo" (o fumaça). Foto: Hernan Longoni

Un nuevo comienzo

La desactivación de la Escuadrilla dejó a la FAA sin un representante en el campo acrobático. En tal sentido, las fuerzas aereas mas representativas de la región tienen la suya, como es el caso, por citar un ejemplo, de la "Fumaça" de la Força Aerea Brasileira (con sus EMB 312/T-27 Tucano´s) o "Los Halcones" de la Fuerza Aerea de Chile con los Extra.

Mucho tiempo pasó antes de que las condiciones presupuestarias y políticas posibilitaran la incoporación de una aeronave acrobática pura a las filas de la FAA, y fue nuevamente la IV Brigada Aerea, emplazada en la Base Aerea Militar "El Plumerillo", de Los Tamarindos, Pcia. De Mendoza, la encargada de llevar adelante esta extraña puesta en servicio cuando se dio la oportunidad.Decimos extraña y lo es por partida doble, primero porque nunca se había adquirido material de origen ruso y segundo porque tampoco se había hecho lo propio con aviones especialmente diseñados para alta acrobacia.

La elección de la aeron ave recayó sobre el mas reciente (en ese entonces) producto de la casa Sukhoi, el SU-29.

Esta aeronave, cuyas características mas sobresalientes resaltamos en el cuadro infra explicitado, es un desarrollo de dos plazas de su antecesor, el SU-26 y sigue la tradición de los pura raza acrobáticos de doble comando, iniciada con el Pitts S-2B y continuada con la saga de la serie de la OKB (oficina de diseño) de Sukhoi,

con el SU-31. Voló por primera vez en 1990 y desde entonces se lo fabrica en serie y se vende a un costo que ronda los 190.000 dolares.

Preparativos de los aviones en Rusia. Foto: ???/Coleccion Horacio J. Clarià.

En la FAA

En el año 1996 comienzan las tratativas para la adquisición de aeronaves acrobáticas con Sukhoi, arribándose a un acuerdo por el cual en 1997 llegarían a nuestro país ocho aeronaves del tipo SU-29EB nuevas, bautizadas para la FAA como SU-29AR (en una linea nomencladora iniciada con los Fightinghawks), cuyos C/N (construction number) se corresponden a la serie 100-01 a 100-08.

Puesta en marcha de motor en Rusia, previo a la entrega a la FAA. Foto: ???/Coleccion Horacio J. Clarià.

Con la asistencia de la fábrica se ensamblan las unidades en Rusia para ensayos, mientras que se decide el traslado de los aviones desarmados por vía aerea al país, los cuales serían armados en la propia IV Brigada Aerea.

Los primeros dos aparatos en arribar a la Argentina fueron el AC-101 y el AC-103 en octubre de 1997, estrenando de esta manera la serie de matrículas "AC" (acrobático) en la FAA. Fueron presentados en una ceremonia llevada a cabo en Mendoza el 28 de octubre de ese año ante el Sr. Ministro de Defensa, Lic. Jorge Dominguez. En dicha ocasión el piloto instructor ruso Yuri Vaschik realizó una exhibición de vuelo, demostrando que tanto la tripulación como el material estaban en su elemento.

aracterísticas técnicas

MTOW

1220 kg

Velocidad máxima horizontal

325 km/h

Velocidad límite de manual

440 km/h

Clinb rate

16 ms/s

Velocidad de rolido

270 º p/seg

Carga estructural

+11/-9 (limite de ruptura 25G)

Alcance ferry

1300 kms.

Planta motriz

M-14II en estrella de 9 cilindros, enfriado a aire de 360 HP

Helice

MT tripala de paso variable

Si bien el aparato posee tres tanques de combustible, durante las maniobras acrobáticas se emplea solamente el central., teniendo una capacidad total de 275 litros de combustible de aviación, con un punto de carga ubicado en la parte superior y anterior al parabrisas.
En el ala izquierda existe una tapa con el objeto de llenar el tanque de aceite usado para formar la estela de humo blanclo característica en las evoluciones, quemando el mismo en los escapes del motor.


El primer piloto argentino en volar el modelo en una exhibición pública fue el entonces Capitán José Arce, quien en ocasión del 40º aniversario de la creación de la IV Brigada Aerea dio cuenta que el personal argentino estaba a la altura de las circunstancias, hecho ocurrido el 7 de agosto de 1998.


Desde el punto de vista logístico, el encargado de asesorar y poner en vuelo los SU-29AR fue el Tte. Coronel (Re) Vladimir Massolikov, estando en capacidad la Unidad de origen de llevar adelante las inspecciones de 100 hs. siendo derivados los aviones al Area de Material Río IV para efectuarles las de 500.


En un primer momento, las aeronaves tenían un esquema azul, celeste y blanco con cheat lines y la matricula en las alas y laterales traseros del fuselaje, siendo la constelación Cruz del Sur referenciada sólo en la deriva mediante un ideograma, acompañado por la bandera nacional. Mas adelante ese ideograma se pintó al revés, siendo visible el mismo en su presentación tradicional cuando el aparato vuela invertido.


Con el advenimiento de la designación definitiva de la formación, "Escuadrón de alta acrobacia Cruz del Sur", se pintó a los aparatos sus nombres, tal como ya describimos que existían en la vieja integración y un número interno suprimiendose las matrículas en grandes dimensiones de la parte trasera del fuselaje aplicándoselas en la parte anterior de la cabina en reducido tamaño.

De esta forma, el interno 5 es "Epsilon" (nueva designación no registrada en ningún F-86F del anterior período), el 4 es "Delta", el 3 es "Gamma", el 2 es "Beta" y el 1 es "Alfa centauro".

Un detalle a tener en cuenta es que mas allá de ser un avión de alta acrobacia competitiva, el mismo no fue ideado para acrobacia en formación (siendo extremadamente brioso y sensible), ostentando dotes para el entrenamiento (tarea para la cual tambien fue pensado), ya que su puesto de pilotaje, que por razones de centrado es el trasero, incluye moderno y completo instrumental, siendo reproducido en el puesto delantero sólo en lo que a elementos indispensable para el vuelo se refiere, ya que el "alumno" no puede controlar el encendido del motor, fusibles, magnetos ni tiene acceso al sistema GPS (opcional). Carece tambien de horizonte artificial en sus dos puestos. Los comandos, pedales y asientos (que tienen una inclinación de respaldo de 40º) son regulables a gusto y tamaño del piloto.

La escuadrilla en acción

Pilotos del Escuadrón de Alta Acrobacia Cruz del Sur (conformacion original)

Grado y nombre

Avión

Función

Mayor Rubén Cortés

1 Alfa Centauro

Guía

Mayor José Arce

2 Beta


Numeral

1er. Teniente Carlos Pesante

3 Epsilon

Solista

1er. Teniente Danilo Soldera

4 Gamma

Numeral

1er. Teniente Gustavo Otero

5 Delta


Numeral

La presentación al gran público de la nueva formación tuvo lugar el 8 de agosto de 1998, en ocasión de celebrarse el 86º aniversario de la creación de la FAA, cuyos festejos se llevaron a cabo en la I Brigada Aerea de El Palomar, magno evento que tuvimos la ocasión de presenciar.

Si bien no estaban aun definidos los perfiles del grupo en el aire, ya se insinuaron como verdaderos artistas en lo suyo, impresionando muy favorablemente a quienes tuvimos el raro privilegio de asistir a su debut.

Prueba del sistema de humo previo a la iniciacion de una rutina. Foto: Hernan Longoni.-

Desde entonces el Escuadrón participò de casi todas las jornadas de puertas abiertas llevadas a cabo en el país, asi como en incontables eventos mientras permanecio activa.

El público en general, y los niños en particular, acceden a través del número de acrobacia presentado a una ocasión especial, que nunca olvidaran, sazonada con una refinada rutina de sutil concepción artística, careciendo la misma de lugares comunes ni impresionantes e innecesarios movimientos bruscos ni grandes "tiradas de g´s" (que a nuestro juicio contribuyen a dar cuenta de la resistencia y capacidad física de máquinas y pilotos pero que no evidencian sensibilidad en el vuelo).

Maniobra "la argentina" o "viva argentina" efectuada en puertas abiertas Palomar 98. Foto: Jorge leonardi.

Por el contrario, las evoluciones de este escuadrón daban cuenta de la aguda fineza y sensibilidad de vuelo, plasmadas en prolijos patterns, en suaves transiciones y en figuras que estan lejos de ser sobrecargadas.

A la fecha, esta sub-unidad especial formada por pilotos voluntarios, que operaba en el seno de la escuela de caza de la FAA ha cosechado aplausos y arrancado exclamaciones de admiración en todo el país y en países limítrofes, llevando bien alto el prestigio que se iniciara hace 40 años, enalteciendo con sus excelsas presentaciones la calidad de nuestros pilotos que con sus buzos azules tan dignamente representan a las alas de la patria.

Desgraciadamente, en fecha 4 de febrero de 2003, en ocasion de un vuelo de entrenamiento, uno de estos aviones se precipito a tierra a la altura del km 16,5 de la Ruta 52, en el departamento de Las Heras, y se cobró la vida del jefe de la escuadrilla, el vicecomodoro Rubén Alejandro Cortés (40 años), y el Primer Teniente Danilo Pedro Soldera (32 años), ambos experimentados aviadores.

Este accidente habia sido precedido por un incidente en el cual el ViceCom Cortès sufrio lesiones al desprederse la cupula del AC-101 en vuelo, pese a lo cual pudo volver a tierra y salvar la vida y el material.

La fatalidad, sumada a los constantes recortes presupuestarios, pusieron el tierra al Escuadron, estando durante largos periodos almacenados en el Area Material Rio IV a la espera de su recorrida, permaneciendo uno o dos aparatos en Plumerillo.

A la fecha se ha rumoreado respecto del traslado de la Sub Unidad a la BAM Moron, sin que por el momento se haya concretado o confirmado.

Su-29 AR varios, almacenados en el hangar "Montaje Mirage" del AMRIV junto a, entre otros el M-IIIC(J) C-717 del CEASO. Foto: Hernan Longoni


6 comentarios:

  1. me interesaría contactarlos, es posible contratar el escuadron en el contexto de un festival pivado?

    ResponderEliminar
  2. Hola, permitanmen comentarles que la cabina completa del c126 se haya en exposición en la Base Aérea de Moron

    ResponderEliminar
  3. No, lo que se exhibe en el Museo es una cabina simulador de procedimientos,a la que le han pintado esa matricula. No es de un avion real.-

    ResponderEliminar
  4. Buenas, soy Eduardo M F Gutierrez, me tomo el atrevimiento de compartir un cuento escrito por Silvia Beatriz Zurdo, inspirado en una anecdotas de mi infancia; en la que tuve oportunidad de compartir el aula de primaria y una gran amistad con Danilo Soldera, a quien también se menciona en este artículo:

    Relato basado en una historia real que Eduardo Gutierrez, “Toti” compartió en un taller. Su compañero, Danilo Soldera y él asistían al Colegio Don Bosco de Neuquén. Los aviones de papel y la Guerra de Malvinas decidieron la vocación del valeroso teniente.

    Una vez más observo con admiración y un poco de rabia, cómo el avioncito de papel que había hecho Danilo era el centro de atención de todo el grupo.
    Claro, el papá de Danilo era ingeniero y para colmo experto en aeromodelismo, por eso corre con ventaja.
    Siempre los trae ya hechos de su casa y no hay manera de saber su secreto.
    Mientras tanto mis compañeros y yo doblábamos papeles, una y otra vez, intentando encontrar la fórmula mágica pero, nuestros avioncitos no volaban tan alto ni hacían las hermosas piruetas que los de Danilo.
    Aquella tarde ocurrió algo inesperado. No sé si fue porque todos salieron apurados, porque Danilo estaba emocionado con la visita de sus abuelos o porque a último momento a mí se me cayeron los útiles al guardar la cartuchera que estaba abierta. No había dudas de que era mi día de suerte. Danilo se había olvidado “su avioncito de papel abajo del banco”. Miré a mi alrededor y el aula estaba vacía. No había testigos.
    -Se lo guardo y se lo doy mañana.- pensé con alegría.
    Esa tarde tomé muy apurado la leche y me encerré en mi cuarto. A todos les extrañó que no saliera a jugar a la vereda. Dije que tenía que hacer muchos deberes.
    Esa podía ser la única oportunidad de mi vida para descubrir el secreto de Danilo.
    Puse el avioncito de papel sobre la cama. Primero lo observé por un largo rato sin atreverme a tocarlo.
    Por fin me decidí y lo desarmé, registrando cada movimiento. Medí el papel, busqué otro que recorté para que quedara igual. Estuve hasta la hora de cena imitando el modelo perfecto de Danilo. Doblez por doblez, una y otra vez, creo que fueron cientos de veces hasta que ¡lo logré! Mi avioncito era tan bueno como el de mi compañero. Entonces armé el suyo y lo guardé dentro de la mochila.
    Al otro día fui el primero en llegar a la escuela y dejé el avioncito de Danilo debajo de su banco. Él se alegró cuando lo vio dónde lo había dejado el día anterior. Mis huellas dactilares estaban por todo el papel pero no sospechó nada y suspiré tranquilo.
    Él tiene su secreto pero yo también tengo el mío ahora.
    Días después de este episodio llegamos todos alborotados a la escuela. Había empezado la guerra de Malvinas. La maestra trajo un mapa de las Islas, leyó el diario, nos preguntó qué sabíamos de lo que estaba ocurriendo y cómo nos sentíamos ante la noticia.
    Danilo levantó la mano y decidido dijo: -Cuando sea grande yo voy a ser aviador del ejército, señorita.-
    La maestra asintió con la cabeza y sonrió afectuosa.
    Pasaron los años y Danilo cumplió su sueño. Fue un hábil piloto de la Fuerza Aérea, parte de la escuadrilla Acrobática Cruz del Sur. Así como sus avioncitos de papel, volaba haciendo piruetas en el aire causando la admiración del público una y otra vez.
    En un grave accidente perdió la vida en el año 2003.
    Cada vez que hago un avioncito de papel lo recuerdo. Nunca le dije que sabía su secreto pero ojalá sepa que le estoy muy agradecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me llamo Norma y soy prima de Danilo. Hermosa historia, y como cada vez que se lo nombra, se nos llenan los ojos de lágrimas, es inevitable. Gracias por compartirla!!!

      Eliminar
  5. Muchas gracias por el cuento y por el recuerdo de este gran amigo que no se ira nunca.-

    ResponderEliminar